sábado, febrero 16, 2008

capitulo 2: el caso del duende celoso


"El duende sabe de celos y egocentrismo, pero de amor... creo que no..."

lo sentimos duende, pero acá no hay campo para vos.
la luna brilla por un niño que no para de consruir su escalera, y los peldaños que rompiste ya él se encargó de repararlos.
la luna NO es una estrella muy a pesar de que te lo parezca...
a mis queridos amigos, les cuento que la luna está aun dem feliz y que el niño la hace sentir muy bien, ando perdida pero no triste y al duende lo sacamos del camino =0)
se les quiere niños

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Quizás algun lobo, con su serenata de aullidos a la luna termine asustando a los duendes...

El lobo aulla porque la luna que quiere a su lado está lejos

am dijo...

Eso, para los celos no hay que dejar lugar. Para el amor, todo el lugar posible.

Un beso!

Ebano y velvet dijo...

Definitivamente ese ni�o esta haciendo una escalera super larga y fuerte!
Ha sabido no solo arreglar los pelda�os rotos sino hacerlos m�s fuerte!
Por lo del duende de los celos, no es m�s que eso un duende, recuerda que ellos en toda leyenda y cuento sobr�n!
Te super quiero LUNA!

hecatarsis dijo...

Abrazo cósmico para nuestra amiga luna! fuera duendes, fuera cariños bizarros, fuera posesividad!